Imprimir

La rentabilidad esperada de los medicamentos innovadores baja hasta el 3,6 por ciento en 2017

Escrito por Elglobal.net.

Farmaindustria analiza el impacto real que tendrá la llegada de innovaciones para el sistema sanitario


Aunque en los últimos años el debate se centra en los altos precios de las innovaciones que llegan al mercado, lo cierto es que la rentabilidad que las compañías obtienen por los mismos no es la que era. Así lo asegura un informe realizado por la consultora Deloitte, y presentado en el XV Seminario Industria Farmacéutica & Medios de Comunicación organizado por Farmaindustria en Santander, que sitúa la rentabilidad esperada de los fármacos innovadores en un 3,2 por ciento en 2017. Un dato que contrasta con el 10,1 por ciento registrado en 2010. “Lo cierto es que muchos de los fármacos que se comercializan no logran realizar ventas superiores a los costes medios de I+D”, explicó Pedro Luis Sánchez, director del Departamento de Estudios de la patronal innovadora.

Y es que se estima, dijo Sánchez, que el 70 por ciento de productos nunca fueron capaces de generar la inversión realizada en I+D. Una inversión que, a día de hoy, explicó el experto, se sitúa en 2.558 millones de dólares, de los cuales 1.460 millones se destinan a costes clínicos, según datos extraídos del informe Innovation in the pharmaceutical industry: New estimates of R&D costs. Esto contrasta con los gastos que se registraban entre 1990 y mediados de los 2000, cuando se situaban en los 1.044 millones de dólares, de los cuales 608 millones se destinaban a costes clínicos.

Y es que, aunque Sánchez reconoce que existen productos costosos, es cierto, explicó, que estos se dirigen a poblaciones cada vez más limitadas de pacientes, por lo que el impacto real que generan en los sistemas no es tan alarmante como parece. “Se habla mucho de altos precios pero hay muchas cosas entre medias que matizar”, aseveró. Uno de esos matices reside en la dificultad que afrontan las compañías para que los medicamentos lleguen al mercado. “Es cierto que actualmente existen 7.000 fármacos en investigación, pero la probabilidad de que un fármaco que está en fase I llegue a comercializarse es solo del 9,6 por ciento”, confiesa Sánchez. En 2010 esta cifra era del 12 por ciento, lo que demuestra las dificultades cada vez más grandes que afronta la industria durante todo el proceso de investigación y desarrollo de los medicamentos.

Además, muchos de los medicamentos que se encuentran en el pipeline global se dirigen para las mismas patologías y, por tanto, para los mismos pacientes. Este hecho, expuso Sánchez, “hace que el gasto no se duplique, ya que estos fármacos serán sustitutivos entre sí”.

Otro de los aspectos a tener en cuenta, a la hora de hablar de la futura sostenibilidad del sistema sanitario con la incorporación de todas las innovaciones, es la expiración de patentes futuras. “En el periodo que comprende ente 2017 y 2021 se espera, según datos de IQVIA, expiraciones de patente por un valor de 143.500 millones de dólares”, expuso. Estas expiraciones, apuntó, “implican unas bajadas pronunciadas en el precio de los medicamentos, lo que supone también una liberación en lo que se refiere al gasto farmacéutico”.

Todas estas circunstancias, explicó Sánchez, muestran un escenario más optimista del que a veces se pinta. De hecho, hizo referencia al informe Projecting Pharmaceutical Expenditure in EU5 to 2021: Adjusting for the Impact of Discounts and Rebates, analizado recientemente por EG y que asegura que si se tienen en cuenta los descuentos y rebajas, el gasto neto farmacéutico crecerá a una tasa anual compuesta de crecimiento (CAGR) del 1,1 por ciento entre 2017 y 2021.

A esto, finalizó el experto de Farmaindustria, “habría que sumar la aportación de los fármacos innovadores como ahorradores de recursos sanitarios”. Y es que el último informe El valor del medicamento desde una perspectiva social, realizado por la Fundación Weber, asegura que la utilización de fármacos innovadores eficaces puede redundar en un ahorro de costes tanto directos, como indirectos.

Imprimir

La CNMC propone cambios en la financiación y precios de productos sanitarios

Escrito por Elglobal.net.

El organismo regulador de los mercados insiste en mejorar la eficiencia de la regulación del sector

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha publicado un informe sobre el proyecto de reglamento de financiación y márgenes de productos sanitarios incluidos en la prestación farmacéutica, en el que el organismo independiente regulador de los mercados que garantiza y promueve una competencia efectiva insiste en orientar la regulación del sector a la eficiencia y la competencia para una mejor protección de la salud y consecución de los objetivos públicos en juego: acceso a las mejores soluciones terapéuticas, fomento de la innovación y respeto a la sostenibilidad presupuestaria.

Aunque este desarrollo reglamentario está previsto en la ley, la CNMC recomienda cautela regulatoria ante el amplio margen de mejora de la norma en la propia orientación, fundamentación y análisis previo. Además, advierte de fuertes restricciones específicas en la norma y recomienda su revisión y la consideración de medidas alternativas que favorezcan la eficiencia, competencia y la mejor protección de la salud.

En concreto, la CNMC recomienda revisar el modelo de fijación de precios y márgenes por la insuficiente fundamentación y por los efectos perversos que pueda suponer. “Extender el régimen de los medicamentos a productos alegando una situación de agravio comparativo no parece razonable y conlleva potenciales efectos nocivos en perjuicio de las prestaciones, de la innovación y de nuevos entrantes”, señala el organismo.

Asimismo, el informe insta a eliminar la diferencia de trato entre el régimen de nuevos productos y los productos y operadores instalados. Los primeros, señala, deben pasar un procedimiento gravoso mientras que los segundos tienen validada automáticamente la financiación y precio. La CNMC recomienda replantear este último modelo al tiempo que a actualizar, estandarizar y revisar productos y precios ya incluidos en el catálogo.

En tercer lugar, se llama a reconsiderar el “papel predominante en la dispensación a través de oficinas de farmacias” y a extender sistemas de mercado como las “licitaciones competitivas” o considerar prácticas de menor implantación como la dispensación domiciliaria o la prestación de servicios integrados por el SNS.

En cuarto lugar, la CNMC recomienda ampliar las categorías de agrupaciones homogéneas a otros productos, y en especial a los pañales para la incontinencia, reforzando la tensión competitiva y la actualización de los precios.

Otras de las recomendaciones pasan por introducir políticas de demanda y de uso racional tales como la prescripción genérica, sustitución de productos por el farmacéutico y mayor información al paciente; la introducción de mejoras en la transparencia y motivación de las decisiones y el diseño de “una política económica y regulatoria farmacéutica transparente”, con énfasis en la evaluación ex ante de impactos, el seguimiento de la ejecución de las medidas y su evaluación final, desde una dimensión sanitaria, económica y de competencia.